El coche de Checo ha ido tirando aceite, al parecer sobrante, y le ha ido todo a parar a Kimi.