PDA

Ver la versión completa : Ayrton Senna-Alain Prost: el mayor choque de trenes de la historia de la F1 (I)



josephblack
01/04/2011, 13:02
http://www.elconfidencial.com/fotos/noticias_2011/2011033161senna-dentro.jpg
Ayrton Senna y Alain Prost, dos enemigos íntimos sobre la pista.

@Javier Rubio.- (jrubio@sena3.e.telefonica.net)01/04/2011 (06:00h)

"Te echo de menos, Alain", dijo mientras rodaba con su monoplaza al grabar una vuelta al circuito de Imola, pocos días antes de su muerte. "Saludos a mi amigo Alain, te echo de menos, lo sabes". Ayrton Senna saludaba así a Alain Prost, su más encarnizado rival, ya retirado, y presente en el Gran Premio de Imola de 1994. El francés se emocionó.
"Creo que mi rival más cercano será siempre Fernando. Lo veo como mi Prost, si él y yo fuéramos (Alain) Prost y (Aryton) Senna, respectivamente" afirmó el piloto británico esta pasada semana. Lewis Hamilton recordó a su piloto favorito, Ayrton Senna, para reconocer su condición de 'primus inter pares' con Fernando Alonso, singulares talentos que coinciden en el tiempo y cuya verdadera dimensión se engrandece por la estatura del otro. Porque Alain Prost y Ayrton Senna protagonizaron el enfrentamiento deportivo y personal más intenso en la historia de la Fórmula 1. Un auténtico 'choque de trenes', una historia real con guión de película, como se comprobará en mayo con el estreno del documental sobre Ayrton Senna.
Senna, como Schumacher (pero menos)
Cuando Senna llegó a McLaren en 1988, Prost era el rey indiscutible. El francés apoyó su llegada porque "era el piloto con más talento y, para mí, el equipo era lo primero. Si ahora mismo fuera a empezar de nuevo mi carrera, actuaría de forma diferente, me concentraría más en mí y en mi trabajo...", recordaría después. Pilotos como Schumacher o Alonso aprendieron la lección posteriormente, aunque no parece que lo hiciera Ron Dennis, a juzgar por cómo manejó la convivencia de Alonso y Hamilton en 2007.
Prost descubrió que nunca había competido con alguien de semejante intensidad. "Yo daba el 99% a la competición. El 1% restante, a mi familia y otros temas. Ayrton daba el 110%". Aún así, en la primera temporada, 1988, "nuestra relación fue bastante buena. El único problema ocurrió en Estoril, al final de la primera vuelta". Senna encerró a Prost contra el muro de 'boxes' mientras el francés le adelantaba. El galo se quedó lívido porque se veía obligado a elevar su nivel a otra dimensión, la del riesgo físico, a la que Senna no parecía importarle. No olvidó aquella jugada.




http://www.youtube.com/watch?feature=KiGir6QPt8U


La bomba explota definitivamente
Entre ambos lograron en 1988 quince victorias en dieciséis carreras, y Senna se llevó el título en el Gran Premio de Japón, humillando a su rival con una remontada espectacular. Pero en la temporada siguiente, Prost estaba dispuesto a desmentir la famosa frase de Keke Rosberg -"Enseñadme un buen perdedor, y te mostraré a un perdedor. Punto"-. Solo hicieron falta dos carreras de 1989 para que explotara la bomba latente desde la temporada anterior.
Gran Premio de San Marino, 1989. Con un segundo y medio de ventaja sobre el resto en entrenamientos Ayrton propuso un pacto: quien llegara primero a la curva de la Tosa ganaba la carrera. Prost aceptó. Senna se colocó primero y el francés le siguió. El grave accidente de Gerhard Berger interrumpió la prueba. En la segunda arrancada fue Prost quien se adelantó pero, al llegar ahora a la Tosa Senna le sorprendió. Para el brasileño aquello no era ya una salida convencional por lo que, según su criterio, el acuerdo tampoco era aplicable.
Dennis obligaría a Senna a disculparse ante Prost. Lo hizo con lágrimas de furia en los ojos. "La Fórmula 1 me obligó a doblegarme como nadie podía hacerlo en mi vida", reconocería después el brasileño. Para hundir más su orgullo, Prost filtró la escena a la prensa. Desde entonces, el ambiente se hizo irrespirable.
La onda expansiva del enfrentamiento mandó a Dennis por los aires. "El desafío era intentar entender sus diferencias negativas, aislarlas, y convertirlas en positivas", explicaba Dennis al respecto. "No soy un consejero matrimonial, pero creo que la guía y el apoyo son palabras a usar cuando se trata de tratar con los pilotos". Les obligaba incluso a volar juntos en el helicóptero para que hablaran entre sí, pero ellos ni siquiera se miraban. En realidad, el pobre Dennis era como aquel desesperado impotente que trataba de tapar con las manos las grietas de una presa.
Cuando en la guerra vale todo
La guerra fue total en la pista y en los medios de comunicación. Senna empezó ganando tres de las cuatro primeras carreras. Prost comenzó a desmoralizarse y abrió una guerra pública contra Honda. A su juicio, el fabricante japonés favorecía a su rival. De hecho, en el seno del equipo veían "a Prost como un piloto de McLaren con un motor Honda, y a Senna como un piloto de Honda con chasis McLaren". Según le explicó el presidente de Honda al francés, "sentía que la nueva generación de ingenieros que trabajaban en los motores estaban a favor de Ayrton, porque él era más el 'samurai', y yo era más la 'computadora'".
En este contexto, llegó el Gran Premio de Estados Unidos. Sus mecánicos se habían echado las manos a la cara, asombrados, cuando vieron el tiempo de Senna para lograr la 'pole'. El brasileño machacaba luego a su rival en las calles de Phoenix cuando, a pocas vueltas del final, inesperadamente, su motor se rompió. Hubo sospechas fundadas de que los ingenieros de Honda, a través de la telemetría, provocaron la avería de Senna en motores hasta entonces irrompibles para no crear más problemas y mantener abierto un campeonato que parecía prematuramente encaminado hacia el brasileño. Prost estaba dispuesto a todo para neutralizarle.
Los meses y años que vinieron a continuación fueron algo que nunca, nunca, lograrán igualar Lewis Hamilton y Fernando Alonso. Lo veremos la semana que viene. Mientras tanto, vuelvan a leer el primer párrafo de esta columna, por favor.


http://www.elconfidencial.com/dentro-del-paddock/2011/ayrton-senna-alain-prost-mayor-choque-trenes-20110401-76906.html

WAC
01/04/2011, 21:54
Prost y Senna son sinónimo de una de las rivalidades más grandes dentro de la F1, opuestos en estilos, pero iguales en no aceptar que su compañero les hiciera siquiera sombra. Claro Prost tuvo en Lauda a alguien de quien aprender y el austriaco ya en el fin de su carrera no rivalizó con el francés. Rosberg ni siquiera le dio motivos de qué preocuparse y cuando tuvo a un compañero que no respetaba su condición de número uno, como Arnoux, el descontento era manifiesto, como luego del GP de Francia de 1982. Por su parte Senna ya había tenido en Lotus roces con de Angelis, por acaparar la atención del equipo a su favor el brasileño, ni Dumfries, ni Nakajima fueron competencia. Entonces era ovbio que en McLaren ambos chocaran.

En lo conductivo Senna era más vistoso que Prost y en las clasificaciones muy superior. Hay un video en donde Senna hace la Pole en Mónaco ante la sorpresa de Prost y las risas de Ron Dennis.

A comienzos de los 90s, ya existía la idea de hacer una película sobre Senna, la única condición que ponía el brasileño era que el villano fuera Prost.

josephblack
05/04/2011, 13:00
Senna-Prost: el ying y el yang de la Fórmula 1 (II)


@Javier Rubio.- (jrubio@sena3.e.telefonica.net)05/04/2011 (06:00h)
“Ayrton tiene un pequeño problema, piensa que no puede matarse porque cree en Dios, se cree invulnerable y esto es muy peligroso para otros pilotos.” En 1989, Alain Prost aprovechaba la apertura de Ayrton Senna sobre sus profundas convicciones espirituales para ganar en el exterior la batalla que perdía en el seno de McLaren. Si el brasileño ponía en evidencia la calidad de Prost como piloto, éste le dibujaba como un hipócrita sin reglas.
Monza fue el punto más bajo de la temporada para Prost. “Senna tenía dos coches, con 20 personas a su alrededor, y yo tenía sólo uno, con tal vez cuatro o cinco mecánicos trabajando para mí. Estaba solo en un rincón del box y fue, quizás, el fin de semana más duro de mi carrera deportiva. Honda estaba realmente contra mí entonces, era difícil luchar por el campeonato así”. Pero Prost llegó en cabeza a Suzuka, el primer “match ball” para su revancha de 1988.
Ojo por ojo
El francés avisó antes de la carrera: “Muchas veces este año he abierto la puerta a Senna, pensando en el equipo, pero esta vez no la abriré”. En la prueba, el francés jugó con su rival quien, necesitado de la victoria a toda costa, arriesgó una de esas maniobras que, según Martin Brundell, “te colocaban en una posición en la que si no abrías la puerta a Senna, parecía que el accidente era culpa tuya”. Los monoplazas se engancharon. El francés abandonó pero, inesperadamente, el brasileño siguió a través de una chicane. Fue descalificado por la FIA, y Prost logró su tercer título. Aquel invierno se produjo un duro enfrentamiento entre Senna y el presidente de la FIA, Jean Marie Balestre. El brasileño estuvo a punto de abandonar la Fórmula 1.




http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=gSu5od-6YA4


Prost se marchó a Ferrari en 1990. Un año después, de nuevo en Suzuka, era ahora El Profesor quien necesitaba el triunfo. En la primera curva, el brasileño se llevó por delante a su rival. En principio rechazó su responsabilidad, aunque un año después la reconocería públicamente, también ante el propio Prost. “Después de retirarme, me explicó sus razones. Estaba furioso con Balestre por no cambiar la parrilla para que él pudiera salir desde la izquierda. Me confesó que decidió que, si yo llegaba a la primera curva, me sacaría”. Senna logró así su segundo título.



http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=kh1WxQmst2o

La pugna, también, por el mejor coche
Durante 1991 la tensión no disminuyó. Tras una maniobra del brasileño en el Gran Premio de Alemania, Prost llegó a amenazarle públicamente, “si vuelve a hacer lo mismo, le echaré fuera de la pista”. La FIA le sancionó. Enfrentado a Ferrari, El Profesor se retiró durante un año.
En 1993 regresó al equipo Williams, la referencia del momento. Senna incluso se ofreció gratis a Frank Williams, sin éxito. Prost ganó el título con un monoplaza muy superior al resto, aunque sufrió la memorable victoria del brasileño bajo la lluvia de Donington Park. Mientras Prost explicaba las difíciles condiciones de carrera en la rueda de prensa, Senna le interrumpió “si quieres, cambiamos de coche…”. Para 1994, Senna volvió a la carga. Prost decidió retirarse aún con una cláusula por la que ambos nunca podrían formar parte del mismo equipo.
“Vas a engordar”
Sin embargo, a finales de la temporada 93, algo cambió entre ambos. En la última carrera del año, camino del podio, Senna le preguntó “¿A qué te vas a dedicar ahora?” “Aún no lo sé”, respondió Prost. “Vas a engordar”, contestó Senna sonriendo. En el podio, inesperadamente, Senna abrazó a Prost por detrás y le subió a su lado. Al respecto, Senna respondería poco después: “Creo que nuestra actitud en el podio habla por sí misma. Refleja mis sentimientos, y creo que también los suyos”.
“Comencé a conocer al verdadero Ayrton dos o tres meses antes de su muerte”, confesó Prost años después. “En los últimos meses me llamaba frecuentemente”, y le hacía unas confesiones inusuales sobre sus sentimientos, la competitividad de Williams, o sus sospechas sobre Schumacher y Benetton. Y, sobre todo, “me pedía que volviera. “Vale, le contesté, pero con un mal coche. Sí, pero vuelve…, me contestó…”.
“La primera muestra de fragilidad”
En mayo de 1994, Prost acudía como comentarista televisivo al Gran Premio de San Marino. “Tuvimos la conversación más cálida que pueda recordar. Por primera vez sentí que realmente quería que fuéramos amigos”. Poco después, Senna lanzaría aquel famoso mensaje de bienvenida desde su monoplaza. “Aquella mañana -la de su fallecimiento- me sorprendió, porque atravesó entre la gente para venir a verme al set de televisión, algo inusual. Todo el mundo asistía en silencio. No era para nada importante, pero noté que solo quería estar cerca de mí. Era la primera muestra de fragilidad que le veía, a alguien que siempre había intentado dar pruebas de querer ser más fuerte que yo”. Prost le devolvió la visita al box justo antes de la carrera. Poco después, Senna fallecía.
“Cuando murió, yo dije que una parte de mi también había muerto, debido a lo ligadas que habían estado nuestras carreras”. Alain Prost dudó inicialmente en asistir a su entierro. Luego, transportaría su féretro, ante miles y miles de brasileños. “Si no hubiera ido, me hubiera arrepentido el resto de mi vida”.
“Creo que Alain y Ayrton se necesitaron mutuamente”, confesaría después la hermana de Senna, Viviane, “para llegar a su máximo nivel necesitaron a un rival que sacara lo mejor de sí mismos. Creo que Ayrton no hubiera sido lo que fue sin Alain. Y Prost no hubiera sido lo que fue sin Senna”. Como el ying y el yang, donde cada una de las partes solo adquiere sentido por su opuesto…

“Te echo de menos, Alain. Saludos a mi amigo Alain, te echo de menos, lo sabes".



http://www.elconfidencial.com/dentro-del-paddock/2011/senna-prost-formula-uno-20110405-77087.html

BiG_FooT
05/04/2011, 13:36
Grandes textos si señor!!!! Que tiempos aquellos.. lástima no haberlos podido vivir los primeros y no recordar apenas los últimos...

WAC
05/04/2011, 19:46
Muy buena historia

1180

josephblack
05/04/2011, 21:34
A mí el duelo Senna-Prost me recuerda al duelo de motos Pedrosa-Lorenzo.

el kets
23/10/2011, 16:15
EL VERDADERO MAGIC DE LA FORMULA 1

red5isalive
24/08/2012, 20:56
Conferencia de Prensa, After Race Estoril 1992, Gana Mansell piloto Williams con Senna y Berger tras él.


Lo que comenta sobre Prost me parece que refleja muy bien la realidad del momento. Ved tambien la cara de Mansell y como esta de acuerdo (incluso Berger lo está) con lo que comenta Ayrton.



http://www.youtube.com/watch?v=qFZKkK6odgY&feature=related